Para todos los amantes de los ibéricos, ya sean el jamón, los embutidos o el queso, la mejor opción para acompañarlo siempre suele ser un poco de pan. Aunque la mejor compañía, que realza sus sabores y detalles han sido los buenos vinos. Por eso vamos a repasar qué tipos de vinos encajan perfectamente con los ibéricos para realizar el mejor maridaje.

Encontrar el equilibrio perfecto entre el sabor de los embutidos o el jamón ibérico, con un buen vino, no es tan sencillo como puede parecer a primera vista. Las cualidades de cada uno de ellos hacen resaltar en su acompañante los mejores detalles.

Y es que no todos los vinos pueden encajar con un ibérico 100% de bellota, ya que su sabor no es igual al de otro jamón. La uva con la que se ha realizado y su tiempo de maduración, favorecen las cualidades organolépticas de cada una de las piezas, ya sean embutidos, jamones o paletas.

Por eso, cada jamón y cada embutido tiene sus particularidades, lo que implica, que su acompañante debe tener también unas características específicas para lograr sacar el mejor partido al sabor de cada bocado.

Y con cada uno de los bocados, puedan evocar diferentes sensaciones, incluso, la percepción de los detalles en los aromas, cambian, evocando diferentes sentimientos según la experiencia y el paladar de cada uno.

Los jamones, por suerte, no son el único producto ibérico que mejora acompañándolos de un buen vino, los diferentes embutidos de calidad que producimos, también pueden ser degustados con las diferentes variedades que obtenemos de las uvas.

El chorizo, salchichón o lomo, los otros tres grandes protagonistas de esta entrada, también ven realzado su sabor cuando los unimos a determinados tipos de uvas.

Si en otra entrada anterior de nuestro blog, os hablamos de lo bien que le sienta a nuestros ibéricos la unión al vermut, en sus diferentes variedades, vamos a repasar qué tipos de vinos pueden conectar mejor con los productos ibéricos.

El vino blanco

botella-vino-blanco-maridaje-ibericos-brisa-bloAunque todo el mundo tiene en mente, cuando piensa en el mejor vino que puede acompañar a los ibéricos, en un vino tinto, de carácter y con cuerpo, como el que podríamos utilizar para acompañar las carnes rojas, ya sea a la parrilla o la plancha.

Pero, además, el vino blanco natural, casa de una manera estupenda con cualquiera de los productos ibéricos 100%, sobre todo con el jamón ibérico y con el lomo ibérico. Para el salchichón y el chorizo, son también buenos acompañantes, pero existen mejores opciones.

La untuosidad de la grasa de los ibéricos, se une a la acidez y el alcohol del vino blanco natural, permitiendo que se realcen los detalles de ahumados en su sabor.

Para el chorizo y el salchichón, es mejor elección un vino blanco más joven, con un punto aromático, lo que lo convierte en una bebida más refrescante.

Su punto ácido y ligero permite limpiar el paladar del exceso de grasa que pueda quedar en nuestra boca, permitiendo un mayor disfrute del siguiente bocado.

Como un todoterreno en cuanto a su maridaje con los productos ibéricos, tenemos el vino blanco seco. Al ser un vino con más cuerpo, que ha envejecido en contacto con la madera, aporta un sabor más intenso.

En cuanto a los espumosos blancos, también son una buena bebida con la que maridar los ibéricos, sobre todo en los entrantes a una cena, para ir abriendo boca, aunque no son la mejor opción, pueden llegar a sorprender.

En todo caso, los vinos blancos contienen una cantidad inferior de taninos, lo que hace que la combinación con la sal, por ejemplo, del jamón ibérico, potencie el sabor del vino, haciendo que podamos retenerlo durante más tiempo en la boca.

El vino tinto

tabla-vino-tinto-maridaje-ibericos-brisa-blogAquí entramos en la joya de la corona, el vino tinto reserva, el cuál debemos reservar para el jamón ibérico 100% de bellota, con el que casan perfectamente. El largo tiempo que se le dedica a este vino en su maduración es comparable al cuidado que se pone en la elaboración de los jamones ibéricos 100%.

Su cuerpo y carácter fuerte combinan a la perfección con el sabor profundo del jamón ibérico, permitiendo una mayor cantidad de matices a la hora de percibir las características organolépticas del jamón.

Y en sentido inverso ocurre exactamente lo mismo, la sal del jamón permite ayudar a conservar su intenso sabor en la boca durante más tiempo, realzando los taninos y contribuyendo a este maridaje perfecto.

El vino tinto crianza, quizás es el que tiene un consumo más extendido en nuestro país, ya que no se va precios imposibles, y donde encontramos auténticas joyas que no permiten disfrutar de nuestros ibéricos,

Con esta variedad, obviamente, el jamón ibérico tiene una gran relación, que ya viene de antaño, aunque no comparta el mismo gusto que el resto de ibéricos, siendo realmente sorprendente, como en el caso de los espumosos, su relación con el salchichón, que resulta sorprendente.

Si para los diferentes tipos de jamones hemos indicado que sus mejores compañías son el tinto reserva y crianza, para los diferentes embutidos, el vino tinto joven son la mejor opción para realizar el maridaje. Sus aromas más afrutados y su acidez se ajusta mejor a estos embutidos, que al jamón ibérico.

En cuanto al gran reserva, con la única opción que pueda maridar sea el jamón ibérico, pero recomendamos que este tipo de vino lo degustes mejor sin la compañía de los ibéricos, ya que, por si solo, tiene un cuerpo y un sabor indiscutible.

Otros vinos

No podemos dejar de hacer referencia al rosado, que es un buen compañero del chorizo, permitiendo que se mezcle con el pimentón y dando un resultado espectacular.

En cuanto a los espumosos, ya te hemos hablado antes del blanco, con el rosado ocurre lo mismo, sobre todo, y sorprendentemente con el salchichón ibérico.

En cuanto al vino dulce, no creemos que sea la mejor opción para acompañar a los ibéricos, Quizás otros productos puedan acompañarlos mejor.

Una alternativa original, que no deja indiferente a nadie, y cada vez cobra más adeptos, es el maridaje de los cavas y champagnes, siendo los brut u otros cavas de crianza más larga.

Del vermut, ya hemos hablado en otra ocasión, puedes volver a leerlo pinchando aquí.

Y por último, hemos dejado la cerveza, otro acompañante que cada día gana más adeptos. Una bebida que dependiendo de la intensidad del sabor del ibérico requerirá una cerveza con más cuerpo o más potente, pero de eso, queremos hablaros más adelante, estamos preparando una entrada para este tipo de maridaje.

Esperamos que esta entrada os haya servido de ayuda a la hora de degustar las lonchas de vuestro ibérico preferido, que ya sabéis que podéis encontrar en nuestra página web.

Nos encantaría saber cuál es vuestra combinación preferida y que nos lo hagáis saber en los comentarios. ¡Os leemos!

Últimas publicaciones

El jamón y tu cuerpo

El jamón y tu cuerpo

Cuando ponen un plato de lonchas de jamón delante de ti, tus sentidos transmiten multitud de sensaciones a tu cerebro, pero al degustarlo, las reacciones que se provocan en él, nos hace sentirnos mejor y más felices. Leer más
De cañas con jamón ibérico

De cañas con jamón ibérico

Se empieza a notar la llegada del calor, suben las temperaturas, los días son más largos y seguro que te encanta tomar una caña en una terraza. Y de tapa, jamón ibérico. Leer más
El etiquetado del jamón ibérico

El etiquetado del jamón ibérico

Hace ya unos años, concretamente en el 2014, fue cuando entró en vigor la actual ley de etiquetados en los productos ibéricos, y más concretamente del jamón ibérico. Leer más

Share this post

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador